Menu

“DAME LA SERENIDAD DE ACEPTAR LAS COSAS QUE NO PUEDO CAMBIAR Y VALOR PARA CAMBIAR LAS QUE PUEDO”


“DAME LA SERENIDAD DE ACEPTAR LAS COSAS QUE NO PUEDO CAMBIAR Y VALOR PARA CAMBIAR LAS QUE PUEDO”

Así como tenemos factores que solo depende única y exclusivamente de nosotros para lograr una búsqueda laboral satisfactoria, también existen factores que en definitiva no podemos controlar, y es aquí donde debemos soltar y dejar que las cosas simplemente fluyan. Podemos volver y pensar en aquella oración de la serenidad: “Dios, dame la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar; Valor para cambiar las cosas que puedo; y sabiduría para conocer la diferencia”.

¿Pero cuáles son aquellas cosas que no podemos controlar?

  1. Las formas de promulgación y contratación que tienen las empresas.
    Cuando las empresas publican sus ofertas laborales deciden dónde, cuándo y cómo las publican, esto puede provocar que no siempre logremos acceder a ellas o que cuando lo hagamos sea demasiado tarde, lo que de alguna forma pareciera algo injusto. La realidad es esa, así que averigüe cuál es el método de promulgación y de contratación de las empresas que le interesan, de tal manera que pueda ser una de las primeras personas en enterarse de nuevas vacantes.
  2. ofertas
    Alineado a lo anterior están las ofertas ofrecidas por las organizaciones en el momento en el que nos encontramos en esa búsqueda. Sin importar las dificultades del país o del mercado, no se desanime, siempre habrá ofertas, pocas o muchas, pero siempre hay. Lo que sí puede hacer es esforzarse más para lograr esas pocas que se puedan presentar.
  3. Experiencia Laboral previa
    Por lo general la experiencia laboral es un requisito para casi cualquier cargo, así que, si no la tiene, pues no la tiene. Esto no lo debe frenar, simplemente extienda su búsqueda a lugares que pidan la experiencia que usted tiene. Recuerde que no todos los trabajos son para todo el mundo.
  4. Edad
    Este es un problema que no solo afecta a aquellos que ya tienen bastantes años de experiencia, sino también a egresados que en ocasiones son muy jóvenes y sin experiencia. Las condiciones del empleador, no se pueden cambiar, no podemos hacer nada ante ello, lo mejor es buscar donde nos quieran y acepten tanto nuestra edad, experiencia y conocimientos.